Carnes rojas y carnes procesadas

“Toda carne es sospechosa, más la muerta es venenosa”

Hace unos días la OMS informaba e incluía en su lista de agentes cancerígenos las carnes procesadas (Grupo 1 agentes cancerígenos) y las carnes rojas (Grupo 2A sustancias probablemente cancerígenas) creando una alarma social.

Lo primero que pensé fue “¡Qué desastre! Acercándose las Navidades que es cuando las carnicerías y charcuterías hacen su agosto…”, por otro lado mi marido llegó a una conclusión, es probable (hipotéticamente hablando) que se haya creado esta alarma para concienciar a la gente y que se consuma menos carne y así evitar el deterioro del medio ambiente y aguantar un poco más los recursos naturales (tiene sentido).

Conclusiones aparte, de sobra es sabido que los excesos nunca han sido buenos, de siempre los médicos nos han informado que el consumo excesivo de carnes rojas y embutidos es perjudicial para la salud, colesterol y otras enfermedades entran en juego y sumado a otros factores puede producir cáncer.

Si tuviéramos en cuenta el mercurio y dioxinas del pescado, los pesticidas de frutas y verduras, los antibióticos con los que son tratados los animales de granja y que a través de la carne pasa a nuestro organismo y un sin fin de cosas,  no podríamos comer nada.

El otro día haciendo la compra semanal me sorprendió la cantidad de gente que había comprando en la charcutería y también en la carnicería, lo que está claro es que cuando se trata de comer la gente es más reacia a seguir las recomendaciones (jaja).

No hay que dejar de consumir carnes procesadas y menos aún carnes rojas, hay que tener claras algunas cosas “comer mucho de nada y poco de todo”, debemos de aprender a llevar una dieta sana y equilibrada, cocinar al vapor, en horno, guisos y plancha son aliados de nuestra alimentación saludable.

“La mejor medicina es la buena cocina”

Hay que darle prioridad a las frutas y verduras, cereales y legumbres, pescados y carnes blancas (en este mismo orden), por último un par de raciones por semana de carnes rojas para beneficiarnos de las proteínas y vitaminas que solo estas carnes nos proporcionan, ocasionalmente podemos darnos un capricho y degustar un buen jamón o un delicioso bocata de embutido y evitar en la medida de lo posible las carnes muy grasas.

La advertencia de la OMS no es nada nuevo así que no os alarméis ni os echéis las manos a la cabeza, seguid consumiendo carnes rojas y procesadas, eso sí, controlando las raciones y ateniéndose al consumo semanal recomendado.

¡Nos leemos en la próxima entrada!

Anuncios

4 pensamientos en “Carnes rojas y carnes procesadas

  1. Muy buen post, tanto, que con tu permiso lo he compartido en Twitter.
    Hay que seguir consumiendo este tipo de carnes pero como muy bien dices dentro de una dieta sana y equilibrada,
    Un saludo
    PD: los grillos, las moscas, los gusanos, etc… yo los dejo para otros.. donde esté un buen chorizo y jamón que se quite lo demás ¡jajajaja!

    Le gusta a 1 persona

  2. Mirá que fuerte fue lo que decían de la OMS que acá en mi país(Argentina), tuvo mucha repercusión en los medios de comunicaciones!!!!Así que tu post me pareció super bueno, interesante y comparto totalmente lo que decís!!!. Besos!

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s